Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza

En este pueblecito de Tanzania, la estación seca trae consigo dificultades a la familia de Naning'oi. Como comunidad de pastores, dependen del ganado y de su leche para cubrir su alimentación.

Durante la estación seca, su ganado tiene que ser llevado a mejores pastos, dejándolos en situación de desesperación. Sin embargo, la apertura de un centro de Compassion ha traído nuevas esperanzas.

Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


Naning'oi, 7, vive con su madre Rose y su hermana pequeña en un pueblo de Tanzania llamado Maroroi. Es la estación de lluvias, y hay abundancia de comida. El ganado dispone de abundante tierra para pastar y produce mucha leche.

Sin embargo, esta situación no dura mucho. Cuando los pastos verdes se secan, los hombres y los niños viajan a pie con el ganado, arreándolo para encontrar mejores pastos. Sin el ganado, conseguir la siguiente comida se convierte en una batalla diaria.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


A Naning'oi le toca quedarse en casa con su hermana pequeña mientras su madre, Rose, sale a buscar comida. Para entonces, sus tarros de leche están vacíos. Todas las familias del pueblo deben sobrevivir con muy poco.

«Durante la estación seca, todos nos sentimos impotentes. Vemos a nuestros hijos debilitarse, y poco podemos hacer para alimentarlos», dice Rose.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


Con el estómago vacío, Rose sabe que no puede esperar que Naning'oi se concentre en la escuela, pero sigue orando y esperando que todo mejore. Nunca tuvo la oportunidad de estudiar y, cuando se casó, quería un futuro diferente para sus hijos.

«Naning'oi es la primera hija que ha sobrevivido a su primer cumpleaños. Yo tuve tres hijos antes que ella, pero todos fallecieron. Quiero que tenga una vida mejor que la mía y la educación le ayudará a conseguirlo», dice Rose.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


Naning'oi acaba de empezar la escuela primaria este año. Dice: «Cuando sea mayor, quiero ser maestra». Para alcanzar ese sueño, necesita terminar siete años de primaria, seis de secundaria y tres de universidad. El camino hacia su meta es difícil, y ninguna de sus hermanastras lo ha conseguido.

La mayoría de los niños de su aldea apenas completan la educación primaria. Si el hambre no disuade a los niños de la educación, puede que lo haga el hecho de caminar descalzos bajo el ardiente sol, o no poder asistir a clase cuando su raído uniforme escolar se desintegra por completo.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


«Los niños que saben leer y escribir son muy pocos en nuestra comunidad. Los niños que no continúan con la escuela se convierten en pastores de animales y, en el caso de las niñas, la mayoría se casan pronto», afirma.

Desde que se difundió la noticia de que una iglesia colaboradora de Compassion iba a prestar ayuda a los niños en situación de vulnerabilidad de la aldea, los padres esperaban con impaciencia el día de las inscripciones.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


«Richard y algunos voluntarios de la iglesia vinieron a nuestra casa. Me dijeron que querían ayudar a Naning'oi a recibir educación, cuidarla cuando se pusiera enferma e incluso darnos comida cuando la necesitáramos», cuenta Rose.

Llegó el día para Naning'oi. Junto con su hermanastra Betina, Naning'oi y más de 100 niños se inscribieron en el programa de apadrinamiento de Compassion. Su jornada comenzó en el mostrador de información y terminó haciéndose la foto para su perfil de apadrinamiento.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


El momento favorito de Naning'oi fue dar vueltas con el vestido rosa con volantes que el personal del centro le regaló para que se hiciera la foto.

«Estoy contenta de que me ayuden en la escuela. Tendré libros de texto y uniformes. También estoy contenta de poder tener un amigo (¡su padrino!) que nos ayude», dijo Naning'oi.

En la iglesia, las familias tienen ahora un nuevo refugio que les ayudará a sobrevivir a todas las estaciones.


Tanzania: nuevo centro, nueva esperanza


Aún faltan meses para la estación seca. Ahora mismo, Naning'oi y su familia están disfrutando de su ganado. Afortunadamente, cuando se acerque la estación seca de este año, la ayuda del centro les traerá tranquilidad.


Ayúdanos a marcar la diferencia

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño

O ayúdanos con una donación. ¡Gracias por tu generosa ayuda!

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2022 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 25 países en Asia, África y América Latina.