Ruanda: ¡un día en nuestro centro!

En la actualidad, colaboramos con 439 iglesias locales en Ruanda donde apoyamos a más de 109.600 niños, cuidando de sus mentes, corazones, cuerpos y almas. Los niños asisten a las actividades del centro: ¡te contamos cómo es su día!

Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


¡Bienvenido a Ruanda!, «la tierra de las mil colinas». Esta pequeña y densamente poblada nación del este de África es conocida por sus exuberantes paisajes y sus extensos lagos. Tras sufrir el genocidio de 1994 contra los tutsis, hoy otras naciones miran a Ruanda como ejemplo de paz, perdón y progreso.

Con casi la mitad del país por debajo de los 18 años, es fundamental ayudar a los niños ruandeses a romper el ciclo de la pobreza. millones de personas siguen luchando por sobrevivir. Compassion llegó para ayudar a los niños en 1979 abriendo centros a lo largo de todo el país. ¡Te contamos como es un día en uno de nuestros centros de desarrollo!


9:00 am


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


Los niños empiezan a llegar. La mayoría viven cerca y van andando al centro de desarrollo infantil de la iglesia local, colaboradora de Compassion.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


Mientras tanto, el personal y los voluntarios preparan el desayuno para los niños antes de que empiecen las actividades del día. Debido a la pobreza, muchos de los padres de los niños no pueden cubrir sus necesidades básicas. Las iglesias que colaboran con Compassion observan cuidadosamente a los niños para detectar signos de desnutrición y así intervenir para proporcionarles apoyo nutricional cuando es necesario.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


El desayuno suele ser gachas, pero hoy hay rosquillas. ¡Qué rico! Cuando las barrigas están llenas, llega el momento de la oración y el devocional. Como parte del programa de Compassion, todos los niños tienen la oportunidad de experimentar el amor de Dios, escuchar el Evangelio y hacer crecer su fe.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


Los niños se preparan para su primera clase del día. En esta aula, los niños ruandeses tendrán la oportunidad de soñar, aprender y crecer allí donde la pobreza les privaría de ese potencial.


10:30 am


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


¡Hora del recreo! Los niños salen al patio para bailar, cantar y jugar con sus amigos en un entorno seguro.

11:00 am


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


De vuelta al interior para la segunda lección del día.

Ruanda da prioridad a la educación y hasta el 98% de los niños están matriculados en primaria.

Sin embargo, las clases abarrotadas -a veces con 60 niños por profesor- dificultan el aprendizaje de los niños.

La educación ayuda a salir de la pobreza, por lo que Compassion se asegura de que todos los niños y jóvenes tengan acceso al conocimiento y la formación. También aprenden sobre higiene, informática y música.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


Mientras tanto, el increíble equipo de cocineros visita el huerto del centro para recoger ingredientes para el medio día.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


¡Los productos no pueden ser más frescos!


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


El menú típico ruandés incluye arroz, posho (un plato común en África oriental hecho con harina de maíz) o patatas con judías y verdura.


12 pm


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


La comida está servida. ¿El veredicto? «¡delicioso!», exclama Biraryoshe.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


¡Es hora de jugar! Dios nos diseñó para hacer comunidad, así que Compassion anima a los niños a establecer relaciones sanas y personales. En su centro local, los niños tienen amigos de su edad con los que aprender y oportunidades para formar amistades positivas.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


A través de pastores, tutores, personal de la iglesia y voluntarios, los niños con los que trabajamos son atendidos por miembros de sus propias comunidades que les animan a descubrir sus dones, pasiones y habilidades únicas.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


«Cada niño que encuentras es una cita divina», Wess Stafford, Presidente Emérito de Compassion International.


1 pm


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


¡Aprendamos sobre la salud del cuerpo! Todos los niños merecen la oportunidad de crecer sanos, por eso Compassion se asegura de que reciban la atención médica que necesitan. Además de las revisiones médicas, esto incluye aprender sobre temas como la prevención de la malaria.


2 pm


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


Es hora de escribir cartas a los padrinos y hacer planes para el futuro. Los padrinos desempeñan un papel importante en la vida de los niños mediante oraciones y mensajes de ánimo. Los tutores ayudan a los niños más pequeños a escribir sus cartas.

Los niños mayores trabajan con el personal local para descubrir sus dones, puntos fuertes e intereses y fijar objetivos para su futuro. Lo llamamos «Mi plan para mañana». También reciben formación profesional en informática, carpintería, reparación de vehículos, corte y confección, cocina y peluquería.


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


Después de un día lleno de diversión, ¡es hora de despedirse!


Ruanda: ¡un día en nuestro centro!


«¡Murabeho!» (Adiós). ¡Gracias por pasar el día con nosotros!


Dona ahora


Apadrina a un niño

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*