Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño

En República Dominicana, Ricardo es uno de los 3.000 niños y adolescentes malnutridos que, gracias a los suministros de alimentos de emergencia, recuperaron la salud y la esperanza.

Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Me llamo Ricardo. Tengo 17 años y vivo en República Dominicana. Mi hogar está en un pueblo muy pobre donde las familias viven apiñadas en casas destartaladas y sin baño.

Perdí a mis padres cuando era muy pequeño. Desde entonces vivo con mi abuela y mis primos.

Mi vida es difícil, pero nada es más duro que pasar hambre.

Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Desde pequeño conocí el dolor del hambre y comprendí que tenía que arreglármelas con la poca comida que tenía, intentando salir adelante con todas las fuerzas que me quedaban en el cuerpo.

Ingresé en el centro Compassion cuando tenía cinco años.

Allí encontré amor y amigos: los profesores son muy cariñosos conmigo y gracias a ellos pude superar el dolor por la pérdida de mis padres.


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Me encanta todo lo que recibo de Compassion: las actividades, la oportunidad de conocer a Dios... ¡pero no puedo negar que lo que más me gusta son las comidas que nos dan!

La falta de comida siempre ha sido la norma en mi familia. Con la muerte de mis tíos y mi abuelo, debo admitir que sentí en mi cuerpo cómo el hambre y la pobreza nos consumían.


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Concentrarse en el estudio requiere mucho esfuerzo. Cuando no podía comer, pensaba en abandonar la escuela, pero sabía que sólo estudiar me permitiría seguir adelante.

Por desgracia, las dificultades para sobrevivir hacen que muchos niños abandonen la escuela. Muchos se convierten en delincuentes, otros van a trabajar al campo. Conozco a muchos amigos que han tomado estos caminos para sobrevivir.


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


El alimento que me devolvió la vida

Debido a mi estado, el centro Compassion me concedió la posibilidad de recibir alimentos de emergencia. Dios me ha permitido recibir esta bendición, ¡es un gran privilegio!


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Además de mejorar mi salud, la comida me da esperanza y me motiva para seguir adelante y estudiar hasta alcanzar mis objetivos. Ahora que puedo comer tres veces al día, me siento más fuerte y puedo estudiar mejor.

El hambre te destruye. He sufrido un dolor físico increíble, no tengo palabras para explicarlo, pero al mismo tiempo estoy agradecido a Compassion por ayudarme y bendecirme


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Me preparo para un futuro mejor

Sé que algún día iré a la universidad y seré ingeniero, y que podré ayudar a mi abuela a salir de esta vida tan dura que lleva.


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


El centro Compassion me ayuda a seguir adelante. Sin esta ayuda, no sé dónde estaría: tal vez estaría en la calle delinquiendo o, lo más probable, ya muerto.

El centro Compassion es mi refugio. Cuando necesito ayuda, todos están allí, dispuestos a darme esperanza.


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Sé que, gracias a la ayuda de Compassion, más de 3.000 niños y jóvenes que pasan hambre como yo están recibiendo alimentos de emergencia. También sé que las iglesias locales están recibiendo formación y equipamiento para seguir ayudando a los que sufren.

Admiro mucho a la iglesia y al centro Compassion: siempre están buscando nuevas formas de bendecir a los que sufren. Doy gracias a Dios por ellos, y sé que no soy el único.


Ricardo: conozco el dolor del hambre desde pequeño


Dona ahora


Apadrina a un niño

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*