Perú: un nuevo centro para la infancia

Los niños de una pequeña aldea de la selva peruana son recibidos por un nuevo centro Compassion, abierto gracias a la colaboración con la iglesia local.

Perú: un nuevo centro para la infancia


Las nuevas instalaciones han captado la atención de todos en el pequeño pueblo de Sauce, en la selva peruana: ¡es un nuevo centro Compassion!

Al colaborar con Compassion, la iglesia local ha hecho del desarrollo infantil una prioridad. La vida de cada niño es importante para la iglesia, y trabajar juntos para servir a los más pequeños es un gran estímulo para el pastor Juan.


Perú: un nuevo centro para la infancia


«Estamos agradecidos de trabajar con Compassion», dice el pastor Juan. «Estoy contento porque las familias nos preguntan si tenemos sitio para más niños. Durante la construcción, muchos papás ofrecieron su tiempo para ayudarnos a construir las instalaciones».


Perú: un nuevo centro para la infancia


Los trabajadores de Compassion y los voluntarios de las iglesias aceptaron el reto: cuidar a más de 150 niños, compartiendo con ellos el amor de Dios.


Problemas que afrontar

Los principales problemas del pueblo son la drogadicción y el alcoholismo, presentes en familias disfuncionales. El pastor Juan y Armando, responsables del centro, creen que las cosas pueden cambiar.

«A menudo, los niños empiezan a beber y a consumir drogas a los 11 años. Cuando entran en ese mundo, ya no quieren ir al colegio. Queremos evitar que eso les ocurra a nuestros hijos. No es fácil, pero tampoco imposible. Lo conseguiremos con la ayuda de Dios», dice el pastor Juan.


Perú: un nuevo centro para la infancia


Armando también está de acuerdo y espera dar a los niños y a sus familias nuevas oportunidades de crecer, física y espiritualmente.

«Las cuestiones familiares son importantes y, por desgracia, el 70% de nuestros niños proceden de familias en situación de riesgo. Nuestro sueño es que puedan cambiar de vida y conocer el amor de Dios. A través de los niños podemos cambiar el futuro de estas familias», explica Armando.


Perú: un nuevo centro para la infancia


Damaris es una de las madres de la aldea. Al principio dudaba de las actividades de Compassion, pero ahora, después de sólo dos meses, ¡no puede contener su gratitud!

«Con el tiempo me he dado cuenta de que el centro Compassion es el mejor lugar para mi hija. Le encantan todas las actividades del centro, está aprendiendo mucho y tiene un apoyo que la emociona cada vez que recibe una nueva carta», dice Damaris.


Perú: un nuevo centro para la infancia


«Cuando más ayuda necesitábamos, Compassion y la iglesia intervinieron. Doy gracias a Dios por haber tocado los corazones de quienes nos apoyan: no hay palabras mías que puedan expresar lo agradecida que estoy», añade.

El centro lleva abierto dos meses y aún le queda un largo camino por recorrer antes de que los frutos de la misión sean plenamente visibles, pero los trabajadores están agradecidos a Dios.

«Acabamos de empezar y estamos deseando ver lo que está por venir», dice Armando. «Los padres confían en nosotros y cada vez que traen a sus hijos, se quedan allí y escuchan. Aprovechamos para compartir con ellos la Palabra de Dios».


Perú: un nuevo centro para la infancia


El centro se ha convertido en un lugar donde los niños se sienten seguros, queridos y conocidos. El mes que viene también tendrán su primer chequeo médico, para descartar anemia y parasitosis y detectar cualquier otra enfermedad.

«Es una bendición trabajar con Compassion y unir fuerzas para un mismo fin: nuestra comunidad está agradecida a quienes nos apoyan. Lo que hacen no es en vano y estoy seguro de que Dios les recompensará con creces», afirma Armando.


Perú: un nuevo centro para la infancia


El futuro depara nuevas esperanzas a los niños de Sauce. Y el pastor Juan y la iglesia local, junto con los voluntarios, están dispuestos a mostrar a los niños y a sus familias cuánto los ama Dios.


Perú: un nuevo centro para la infancia


«Estamos sembrando la Palabra de Dios en los corazones de los niños y sus familias», añade el pastor Juan.

«Jesús no sólo compartió un mensaje, sino que también alimentó a las multitudes. Compasión nos está ayudando a hacer eso, a través de la ayuda que podemos ofrecer a los niños y sus familias».


Perú: un nuevo centro para la infancia


Apadrina a un niño

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*