A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela

Descubre la emotiva carta que Liliana, una abuelita de Perú, escribe a su nieto Raulito al que cuida desde bebé tras la muerte de su madre

A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela


Raulito*, 4, vive con su abuela. Su madre murió cuando tenía meses, y su padre lo abandonó. El centro Compassion ha estado con ellos en cada paso del camino, cuidándolos, dándoles apoyo espiritual y emocional, alimentándolos y mucho más. Gracias a Compassion, saben que nunca estarán solos.

Esta es la carta que la abuelita Liliana escribe a su nieto:


A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela


Mi querido nieto,
Sentí en mi corazón escribirte esta carta.

Sé que siempre has pensado que yo era tu mamá, pero en realidad soy tu abuela. Tu verdadera mamá, mi querida hija, murió cuando eras sólo un bebé. Estaba muy enferma de algo llamado hepatitis.

Sigue siendo doloroso. Echo de menos su presencia y todavía lloro y me pongo triste cuando pienso en ella, pero Dios me da el valor para seguir adelante.

Tu mami era muy cariñosa y alegre. Solía ir a la iglesia y al centro Compassion, como tú haces ahora. Le encantaba formar parte de ello, ¡y todo el mundo la quería!


A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela


Siempre estaba involucrada en actividades divertidas y celebraciones de cumpleaños y le encantaba participar en todo. Allí aprendió mucho sobre Dios e hizo de Jesús su Señor y Salvador, lo que me hace muy feliz porque significa que ahora está en el cielo y que algún día nos reuniremos con ella.

Era muy joven cuando conoció a tu padre. Por desgracia, las cosas no les fueron muy bien. Lo entenderás mejor cuando seas mayor. Tuve que dejar de trabajar cuando naciste porque no querías estar con nadie más que conmigo. A mí también me encanta estar contigo.

Algunas de las cosas que hicieron desde el centro Compassion fue revisarle los ojos, darle gafas para leer e incluso enviarla a un consejero cuando necesitaba hablar con alguien. La conocían, la querían y la cuidaban. Las personas del centro son todas buenas y aman a Dios.


A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela


El personal del centro también nos dio algo de dinero para pagarles a unos abogados para ayudarnos a hablar con tu padre. Es un proceso lento, y tu padre tendrá la oportunidad de arreglar las cosas. Espero que tu padre saque tiempo para conocerte y verte crecer como yo, ¡porque eres un chico dulce y maravilloso!

Tal vez el propósito de Dios era que estuvieras aquí conmigo porque disfruto y amo mucho tu compañía. Me haces sonreír, eres cariñoso y te gusta ir al centro Compassion, igual que a tu mamá.

Quiero que hagas de Dios el centro de tu vida y que aprendas todo lo que puedas sobre Él y su Palabra en el centro. Tu tutor y el director vienen de visita a menudo. Nos visitan, nos traen muchas cestas de comida y siempre están ahí para nosotros. Me alegro de que estén en tu vida, y me gusta cuando oramos juntos.


A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela

Le pido a Dios todos los días que me dé vida y salud para verte crecer.

Ahora vas a la guardería y mañana tienes clase. Es hora de que te vayas a la cama. Todos los días te acompaño al colegio en bicicleta; así ahorramos dinero.

Te gusta mucho ir al colegio y a veces ni siquiera me dices adiós y vas directamente a tu clase mientras yo te miro y sonrío desde atrás. Eso me gusta mucho.

Quiero que estudies mucho como tus tíos. La educación te dará las herramientas que necesitas para ser un buen hombre en la sociedad, pero, sobre todo, quiero que tengas fe en Dios y creas lo que dice Su Palabra.


A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela


Sigo en pie gracias a Dios, a su gracia y a su fuerza, y también gracias a ti. Eres precioso para mí.

Siempre te tomaré de la mano, mi pequeño. Haré todo lo posible por darte un buen ejemplo, y recuerda que los días oscuros no duran para siempre. La luz siempre llegará.

Te quiero. Tu abuelita,
Liliana


A mi querido nieto: la conmovedora carta de una abuela


Ora con nosotros por:

  • La salud de Raulito y su abuelita. Por fuerza para Liliana para que pueda seguir educándolo en los caminos del Señor.
  • Estabilidad económica y que Dios toque el corazón de su padre para que vuelva a casa.
  • Por los niños de Perú que viven en situación de vulnerabilidad y sus familias.

Dona ahora


Apadrina a un niño

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño


Cómo orar con nosotros:

  • La salud de Raulito y su abuelita. Por fuerza para Liliana para que pueda seguir educándolo en los caminos del Señor.
  • Ora para que las autoridades respeten las leyes que protegen los derechos de niñas y mujeres.
  • Estabilidad económica y que Dios toque el corazón de su padre para que vuelva a casa.
  • Por los niños de Perú que viven en situación de vulnerabilidad y sus familias.

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*