Bolivia: libre de un pasado de violencia

No podemos mostrarte su rostro, pero Esperanza* (seudónimo para proteger su intimidad) ya no sufre malos tratos: ha encontrado un refugio seguro en el centro Compassion

Bolivia: libre de un pasado de violencia


De esto estoy segura: nunca me resulta fácil contar una historia de abusos. Lloro, siento dolor y, lo admito, también rabia.

Cuando oí hablar por primera vez de Esperanza, temí que esta niña también hubiera sufrido violencia sexual. Desgraciadamente, este es el abuso más común que sufren los menores en Bolivia.


Bolivia: libre de un pasado de violencia


«Cada día en Bolivia se producen 110 casos de violencia contra niñas y adolescentes. Si en el resto del mundo el 8% de los menores sufre algún tipo de violencia sexual, en Bolivia la cifra asciende al 23%» (datos del Comité de Derechos Humanos de Bolivia).


Cómo empezó todo

La participación de Esperanza en las actividades de Compasión siempre ha sido difícil, como cuenta su profesora: «Su padre le impedía venir y le controlaba estrictamente el tiempo».


Bolivia: libre de un pasado de violencia


«Era todo muy extraño, pero no me rendía. Siempre intentaba involucrar a Esperanza, a pesar de las amenazas de su padre al centro y a los líderes de la iglesia».

Sin miedo a las intimidaciones, el profesor y el director del centro fueron a casa de la niña para comprobar si estaba bien y recordarle que estaban a su lado, dispuestos a ayudarla.


Bolivia: libre de un pasado de violencia


Días después, Esperanza y su madre volvieron al centro pidiendo ayuda.

Tenía lágrimas en los ojos mientras relataba los malos tratos que había sufrido por parte de su padre. Bajo amenazas, había sido obligada a guardar silencio.

Nuestros trabajadores actuaron de inmediato: ese día, Esperanza, su hermana y su madre no volvieron a casa, sino que fueron trasladadas a un centro de acogida. Mientras tanto, un equipo de especialistas se ocupaba de ellas y se denunciaba el caso a la Agencia de Protección de Menores.


Bolivia: libre de un pasado de violencia


«Agradezco que Esperanza decidiera hablar de la violencia que sufrió. Tuvimos que actuar rápido: el padre está en la cárcel, detenido antes de fugarse», comenta la profesora.


Hay esperanza para el futuro

«Un día, Esperanza vino al centro y me pidió un abrazo. Tenía una sonrisa en la cara. Luego, aliviada, me dijo: “El juez ha condenado a mi padre a 10 años de cárcel. Ahora ya nadie abusará de mí, nadie podrá hacerme daño”».


Bolivia: libre de un pasado de violencia

Esperanza ha vuelto al centro. Ya no tiene miedo. Si siente mejor y está tranquila.

«Ahora puedo seguir adelante, estoy bien. Gracias al centro Compassion he conocido al Señor Jesús y los profesores me han ayudado. Sin ellos, hoy estaría peor que antes. Gracias al centro Compassion, a la ayuda de Dios y a mi padrino, tengo todo lo que necesito», dice Esperanza.


Bolivia: libre de un pasado de violencia


Luego añade: «Los profesores me han animado a estudiar, y me están ayudando mucho en mi objetivo de convertirme en educadora infantil. De este modo podré ayudar a otros niños que están pasando por lo mismo que yo pasé».

Esperanza, antes asustada, ahora está tranquila, sonríe y habla con seguridad.


Bolivia: libre de un pasado de violencia


«Siento no haber podido intervenir antes, pero el Señor nos ha abierto los ojos y el corazón para ser mejores observadores. Espero que los niños no toleren ningún abuso, se abran a sus tutores y les confíen sus problemas», dice la tutora.

Lo que me consuela es que, cuando conocí a Esperanza, vi a una niña alegre.

Todavía tiene que recuperarse del trauma que sufrió: nuestros trabajadores están con ella y estoy segura de que Dios sacará su vida adelante. Es maravilloso saber que ya ha salido de esa pesadilla y que le espera un futuro mejor.


Bolivia: libre de un pasado de violencia


Podríamos preguntarnos por qué ha ocurrido esto, por qué hay tanta maldad o por qué alguien haría tanto daño a un niño indefenso. Como personal de este centro, todos estamos llamados a hacer algo para detener al monstruo de los abusos sexuales.

Galia Oropeza – Compassion Bolivia


Ayuda con un donativo


Apadrina a una niña

Ayúdanos a defender sus derechos, garantizándoles educación, atención médica y protección ante el abuso y la violencia.

Apadrina a una niña

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*