4 lecciones sobre ser agradecidos

Al final de cada día, antes de irse a la cama, Abigail recuerda a alguien especial que ha marcado su vida.

Rodeada de bloques de cemento pintados de rosa y turquesa, a la luz de una bombilla desnuda, Abigail dobla las rodillas, cierra los ojos y ora por la familia de una mujer que forma parte de su vida desde hace más de ocho años: su madrina Dawn.


4 lecciones sobre ser agradecidos


Abigail vive en una comunidad de El Salvador en una casa construida con ladrillo y cemento. Pero hace seis años vivía en una casa de chapa. Por desgracia, durante una tormenta tropical, su casa quedó destruida.

Un par de semanas después recibió un regalo de su madrina. Dawn aún no sabía nada de la situación actual de la familia, pero había sentido en su corazón que tenía que enviarle un dinero extra.


4 lecciones sobre ser agradecidos


Un tejado y paredes nuevos y muchas otras cosas se compraron con el regalo de Dawn y permitieron a la familia de Abigail reconstruir su casa. Ahora, cada habitación de la casa les recuerda a la generosidad y el amor de Dawn por ellos. Fue un regalo que cambió su vida y que llegó cuando Abigail y su familia más lo necesitaban.

Ahora, esta niña de 14 años, brillante y segura de sí misma se siente llena de esperanza mientras mira hacia un futuro mejor; uno de sus sueños es convertirse en abogada y ayudar a otras personas que se encuentran en situaciones difíciles.

Abigail comparte con nosotros cómo la generosidad de su madrina le enseña a ser agradecida.


1. Somos agradecidos cuando amamos a los demás

El agradecimiento se produce cuando no tienes miedo de mostrar tu amor y tus sentimientos a los demás. En cada carta, Dawn escribe todo lo que siente por mí.


4 lecciones sobre ser agradecidos


Todas sus palabras me hacen sentir importante y querida por alguien que está físicamente lejos de mí, pero me dice que siempre estoy presente en sus oraciones y pensamientos.

Sé que las oraciones que hace por mí cada noche hacen que Dios me cuide.

4 lecciones sobre ser agradecidos


Algún día podré ayudar a otras personas. Quiero ser una bendición para los demás, como Dawn lo fue para mí.


2. Somos agradecidos cuando compartimos con los demás

De Dawn aprendo a amar a los demás y a compartir con ellos. Cada regalo que recibo de ella es una alegría. Es otra forma de expresar que tiene en cuenta mis necesidades. Siempre celebro mi cumpleaños gracias a ella; disfruto compartiendo mis regalos con mi familia.


4 lecciones sobre ser agradecidos


Gracias a esos regalos, ¡puedo vestirme! Es emocionante cuando puedo ir a elegir la ropa y los zapatos que me gustan; también puedo comprar artículos personales para cuidarme. Con uno de sus regalos de cumpleaños, cumplí mi deseo de pintar mi dormitorio de rosa y turquesa, como siempre había querido.


3. Somos agradecidos cuando apreciamos lo que recibimos

Estoy muy agradecida a mi madrina por todo lo que ha hecho por mí. Pero mi recuerdo favorito es de 2019: ¡la conocí en persona! Nos divertimos mucho juntas y descubrí en ella una persona maravillosa que hace todo de corazón.


4 lecciones sobre ser agradecidos


Mi responsabilidad es apreciar y cuidar los regalos que ella me hace. Mi tutora siempre me anima a utilizar cada regalo sabiamente; cada uno de ellos ha llegado en un momento crítico. ¡Como el dinero para reconstruir nuestra casa!


4. Somos agradecidos cuando confiamos en Dios

Todo lo que Dawn hace por mí refleja su amor y me enseña a amar como Dios nos ama. Su apoyo me ayuda a ser mejor persona y a confiar en que Dios tiene el control de todo.


4 lecciones sobre ser agradecidos


Las bendiciones a través de mi madrina repercuten también en los miembros de mi familia; ésta es una de las maneras en que Dios provee para nosotros. Algunos de sus regalos ayudaron a mis padres a conseguir la materia prima necesaria para poner en marcha sus negocios.

Estoy feliz por la oportunidad de haber sido seleccionada por Dawn como su niña apadrinada, por ser su niña, como ella dice. Le doy las gracias por haberme elegido. Me gustaría abrazarla y agradecerle todo lo que ha hecho por mí.


Apadrina a un niño

Con tu ayuda, podemos darle a un niño la oportunidad de recibir ayuda y apoyo.

Apadrina ahora: juntos, podemos marcar la diferencia.

Apadrina un niño

Recibe nuestras comunicaciones

Logo Compassion España
© Copyright Compassion Espana 2005-2024 - Desde 1952 Compassion se dedica a apadrinar a los niños que viven en extrema pobreza en 29 países en Asia, África y América Latina.*